La teoria de Sid en Toy Story 3


De nueva cuenta los fans de Toy Story han hecho de las suyas al elaborar una nueva teoría alrededor de la película de Pixar, en esta ocasión tratando de resolver el misterio del por qué Sid (el niño tortura juguetes); acaba de recogedor de basura en la tercera cinta de la serie.


Quienes no lo recuerden, este chico es el vecino de Andy que siempre trae una playera con un craneo y cuya mayor diversión era destruir muñecos, así como molestar a su hermana. Cuando cae en sus manos, Woody idea un plan para darle una lección al niño y salvar a Buzz, donde le hace saber que los juguetes ven todo y lo tienen en la mira; cosa que le causa bastante miedo que sufre hasta de ver a una muñeca.


Lo anterior fue un punto de inflexión en su vida, lo que lo orilló a dedicarse su singular profesión, no como una manera de vengaza; sino para rescatar a todos estos seres animados que aún pudieran tener un uso. Es decir, Sid comprendió que había estado haciéndole daño a entes con sensaciones y sentimientos, por lo que se propuso enmendar su error.


No sólo eso, dadas sus habilidades únicas con los juguetes rotos, el joven está totalmente capacitado para arreglar cualquier tipo de rotura volviéndo a dejar en óptimas condiciones a estos amigos de plástico, metal o peluche.


¿Qué es lo que fundamenta esta teoría? Una correspondencia con el personaje. El usuario de Reddit, londongarbageman, quien también es recoge basura; menciona que en su trabajo ha encontrado una cantidad inmensa de juguetes, algunos en buenas condiciones o con mínimos fallos; para él, es entendible que después de su experiencia, el niño decidiera estar en un ambiente idoneo para ayudar a quienes ofendió en algún momento.


Comentario original del usuario de reddit


Como todas las otras teorías; existen varios agujeros en la argumentación de nuestro amigo basurero, pero, sin lugar a dudas, es le otorga un mejor destino al primer villano de la saga, e incluso, lo reconcilia con el público y los juguetes.



0 comentarios:

Publicar un comentario